Cecilia Fresco: Súper 8.

Share Button

La vida, todo lo que necesitamos recordar, vive en una película de cinta Súper 8 incompleta y tiernamente mal filmada, así resume con notable acierto poético Cecilia Fresco.

Su mirada indaga de un modo tan sabio como esperanzado y nos lleva a descubrir las tostadas con manteca y azúcar en el fondo de la mochila para demostrar que en ese pan todavía bueno está el cómo hacerle frente a la dureza de la verdad.

Elegiría muchas de las líneas de este libro profundo y verdadero como epígrafes para otros libros o poemas. Es que la poeta, dueña del fuerte y delicado oficio de la palabra, además, se acerca a los amigos mientras charla con el fuego, “un ratito nomás porque no hay que abusar de la magia”, y los trae hasta su casa, conversa con su ausencia hasta que se vuelvan a encontrar.

Hay serena belleza en esta poética que crece con radales, maquis, guindos, maitenes; que se alza en vuelo con bandurrias, horneros o chimangos, que se interna en el pasado y el presente para preguntarse en un momento que se vuelve crucial: ¿qué haremos cuando se acabe la miel? Para Cecilia Fresco la respuesta es diáfana, certera: cuidaremos las flores, con cariño infinito cuidaremos las flores.

Estos poemas iluminan la casa con poesía, como expresa la autora. Leerlos proporciona ese mágico toque de suerte, y aquí parafraseo sus versos, que nos acaricia con el aire tibio de la felicidad.

Por Graciela Cros, Bariloche

Comentarios

Comentarios