“Sueños enredados” en todas las escuelas del país

Share Button

El libro de María Martha Paz, Sueños enredados, fue incluido en el Plan Nacional de Lecturas. La obra cuenta con ilustraciones de Ana Paula Luberti y diseño de Sabina Nó.

El libro Sueños enredados, editado por Ediciones de la Grieta en 2018 y reeditado en 2019, es uno de los 138 libros que atravesaron todas las instancias provinciales y nacionales para ser incluidos en el Plan Nacional de Lecturas, dependiente del Ministerio de Educación de Nación.

Esta novela, explica la autora, tiene como personajes a chicos, pero puede ser leída por niños y por adultos. Está ambientada en un pueblo de la cordillera que, por las características, podría referirse a San Martín de los Andes, donde reside María Martha Paz. En este pueblo de montaña, cinco niños sueñan.

En febrero, hay un sismo tan fuerte que los sueños de estos chicos se mezclan. En el día de la Tierra, una machi visita la escuela y rompe el velo de la cotidianeidad, provocando el asombro con un emotivo ritual. El llanto, la rabia, los deseos, el primer amor adolescente, todo lo profundo sale a la superficie para ser compartido y transmutado en una realidad diferente, más obvia y más plena. Los deseos afloran junto al árbol y lo que una vez fue una falta, una molestia, se vuelve real en este plano. Tan obvio como el pasto o las flores. O las piedras en la orilla del lago. O la amistad.

“Una utopía diferente, un hilo cósmico, el lado del revés de la verdad, todo entra en juego en esta nouvelle con vida propia, en una prosa ágil que recrea los universos cotidianos en clave de disfunción fantástica. El aula, el bosque, el lago, los niños ya casi adolescentes y los estereotipos de la escuela y el pueblo van de lo cotidiano a la ilusión, donde cada hecho se desestructura y muestra, como la obsidiana, lo que fluye detrás de ese cristal”- escribe María Cristina Venturini en el prólogo.

En la síntesis de la historia, el trabajo de la autora es impecable. Por debajo de la superficie, varios niveles de colmatajes a tener en cuenta:

En primer lugar, un pueblo que es un pozo, que funciona como un lugar cerrado o aislado, donde la historia posee un corpus geográfico. Por otro lado, surgen intertextos interesantes que llevan al lector a otras lecturas, a un juego de guiños, desde el prólogo hasta la última página. Otra posible lectura, quizá la más obvia pero igual de significativa, es la idea de ir en busca del sueño perdido. También, con la delicia de una buena escritora, el tema de género no pasa de largo. Los sueños se mezclan entre dos chicas y tres chicos, saboteando la idea de juegos o sueños de género. Hay además un partido de fútbol entre chicos y chicas con un final nada casual.

Sueños enredados ya fue presentado en varias ferias de libros, escuelas y pueblos de Argentina y de Chile. Sin duda, esta tercera novela de María Martha Paz (primera para chicos) es un hallazgo para un público que descubre la Patagonia y la interculturalidad.

Comentarios

Comentarios