Estúpido roedor violeta

Share Button

La distinción entre los sueños y la vigilia poco importa cuando de percepciones se trata.  Cuando se trata de fundar un yo ante la experiencia abrumadora y absurda de lo que debiera ser la vida.

Hay, en los personajes de estos caminos, una duda de base, una incertidumbre fundante sobre la que se yerguen sus existencias.

El universo de estos relatos está en continua expansión, como el cosmos, como los overoles plateados.

Y, en medio del caos más bizarro, podemos vislumbrar al narrador, a esa voz omnipresente detrás, como un patrón que garantiza la perfecta desincronía de toda inefable verdad que se desenvuelve en el tiempo.

Carolina Diez Zueta

Comentarios

Comentarios