TANGO EN LA PATAGONIA

Share Button

Es difícil parar al viento cuando tiene historias que contar a la gente, sobre cosas que a la gente le pasa; lo saben quiénes acudieron a la convocatoria de El viento nos amontona, este miércoles 12 de junio, en la ciudad de Neuquén.

El Ministerio de las Culturas invitó esta vez a Viviana Núñez Cabral (Vivi Núñez, como se la conoce en el barrio, o en los barrios que la vieron pasar) para congregar a un nutrido grupo de personas interesadas en la literatura, en la cultura, en la danza, en la mirada femenina y feminista en el tango, elemento aglutinador desde todos los planos de sus posibilidades comunicativas.

Es que para la autora, “el tango es sobre todas las cosas un espacio abierto a la comunicación”. Y es desde ese lugar que engendró su libro Taller de tango, publicado por Ediciones de La Grieta y que fuera presentado en la Academia Porteña del Lunfardo, la Casa de la Cultura de Villa La Angostura y el Espacio Cultural de Dina Huapi, previamente.

La propuesta que estuvo antecedida por la muestra fotográfica que ilustra el libro, del fotógrafo Patricio Crespo, dio inicio con el Dúo de Tango de los Hermanos Medina, y la inesperada danza en escenario de uno de los músicos (Coky Medina) junto a la autora, abrió despliegue de poemas y fragmentos de relatos en las voces –y las cuerpas en escena- de las colectivas de la Colectiva de Escritoras Patagónicas: Mary Coller, Edith Galarza, Carina Rita Medina y la misma Vivi Núñez.

Fue Carina Rita (flamante Directora del FEN) quien, mediando las lecturas, abordó en una entrevista amena y profunda las circunstancias que dieron vida a Taller de tango. Viniendo de Buenos Aires, la escritora aclaró que hace treinta años vive en la Patagonia, y si bien está marcada por las veredas de barrio, su propuesta –como el tango- trasciende las fronteras habituales de las pistas y salones milongueros para seguir al hombre genérico en la pregunta ontológica del devenir: ¿para qué estamos acá? Por ello, sostiene: “hay tango en la Patagonia”.

A Vivi Núñez le interesa develar las cosas sobre las que el tango advierte en su letrística, entonces, por ejemplo, narra la historia de una familia humilde cuyo padre es un peón de chacra del Alto Valle. Ésta ve alterada su vida a partir de la instalación de un cartel de publicidad de dimensiones considerables, que empieza por tapar el sol de la ventana de la casa en que viven. El cartel, interpretado por una niña a partir de la curiosidad de su abuela, irá induciendo al cambio de hábitos familiares en función de adquirir los productos que publicita. “…la propaganda manda, cruel, en el cartel” –señala Homero Expósito, autor de “Afiches”, título elegido para el cuento. Incólume y poderoso como un oráculo, anuncia también acontecimientos de la vida comunitaria advertidas por la ingenua pero certera percepción de la niña.  Cuando se mete con las personas que ama, (el padre, por ejemplo, afectado gravemente por el uso de pesticidas) la niña toma una decisión que impartirá justicia sobre el propiciador de los males y no sobre el mensajero.

En escena, las escritoras y narradoras de la Colectiva dieron cuenta de cómo la literatura se hace carne y viento en cuerpo y voz para lograr el prodigio que sorprende a la autora: “Es maravilloso que la gente se congregue para escuchar que le lean fragmentos de un libro y que se vaya feliz. No deja de sorprenderme” -dice.

Vivi Núñez, realizó publicaciones científicas en las universidades de Mar del Plata, Guadalajara, de Avellaneda y Colombia, en colaboraciones sobre gestión cultural. Publicó por gestión propia “Cuentos para Niños con Luz” (2010); participó en el libro “27 lenguajes +Uno” de la Escuela de Orientación Lacaniana de Psicoanálisis y Literatura, donde también aporta publicaciones frecuentes; realiza entrevistas y publicaciones literarias en “Rescate, Arte, Cultura y Sociedad”. Es además parte de Alan Verse, colectivo de escritorxs de la región Patagonia Norte, que se reúne a trabajar sábado por medio en la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer y de la Colectiva Mujeres en Red de Villa La Angostura. Docente, Gestora Cultural, desemboca años de escritura inédita en la esquina de Taller de tango, donde dice Carina Rita Medina: “Llegaste para quedarte, querida”.

ESTO TAMBIÉN PASÓ

EL VIENTO VA A LA ESCUELA

Ayer estuvimos con la autora de Villa la Angostura, Vivi Núñez , en el colegio Santa Teresa de Jesús, TV 1º D, charlando sobre literatura, resistencia, y su libro Taller de Tango.

 “¿Quién tiene la voz, la palabra?” fue la pregunta que rondó la charla. ¿Quién nos dice “qué”…? ¿Qué debe hacerse, qué está bien, qué está mal? ¿Qué necesitamos, qué debemos tener, ser?

La literatura así se constituye como un espacio de resistencia, de reflexión de la propia voz que responde a nuestras demandas, a nuestros deseos más internos. A la oportunidad no sólo de decir con una voz propia y disonante, sino también a la de abrirnos a otros decires y de encontrarnos en esa experiencia única de seres parlantes.

Decir desde las marginalidades y convocar no sólo a la función del mensaje (decir único desde un yo enunciante) sino de la posibilidad del placer que da la literatura como vehículo de comunicación; función que la autora también reconoce en el tango. Y habla de Taller de Tango como un cristal fragmentado de la vida, que es un taller dinámico, inacabado, siempre abierto para aprender, para crear.

 

Comentarios

Comentarios