VERSOS CORPORALES

Share Button

Una “crítica” de Alejandra Dorrego.

Es muy raro. Hablo de Arandojo. No me interesa su nombre, pero sí su apellido. Porque también es raro.

Cuidado. No hablo despectivamente de él. Más bien lo “raro” hay que tomarlo como un don. Y cuántos dones, cuánta magia, faltan en este mundo solitario y terrible. Prendés la tele y chorrea sangre. Y los diarios… no hablemos.

No me fui del cauce, por lo contrario. Doy contexto. Una rareza como la de Arandojo es difícil de hallar. Muchos y muchas escriben. Y más en poesía, que es como una guerra sin cuartel… ¿para atraer lectores? Vamos, chicas… ¿Cuántos leen poesía? No lloren en sus cafecitos literarios… Por favor.

Arandojo me pasa, en formato digital, su nuevo libro.  “Trilogía del terror antropológico”. ¡Flor de título!

Ahí, en una especie de prólogo, dice que reúne tres poemarios… Aclara el asunto del título: “el nuevo terror es el cuerpo”. Y sí… Hablen sino con una chica anoréxica a ver si su cuerpo no es una película de miedo… O todo lo que pasa es la cabeza de esas pibas que, angustiadas, intentan copiar a sus cantantes favoritas.

El cuerpo tiene su propio terror. Ahí acertó Arandojo.

¿Su poesía? No sé. No la veo como poesía. La veo como energía. Los tres poemarios reunidos son distintos, en estilo de redacción, pero están hermanados… Hay algo que gravita en ellos. Un poder. Porque seducen y molestan. A veces, y eso que leí cada cosa yo en mi derrotero literario, tuve que parar un poco… Hay poemas fuertes en este libro.

Ahora me entero que Ediciones de la Grieta va a editar esto del terror antropológico… ¡Bravo! Soy feliz. Porque me gustaría que todos los que lo tengan también sientan eso que yo cuando recorrí sus páginas (aunque en versión digital, el monitor y el mouse son fríos… ¡viva el papel! ¡no te mueras nunca!)

Me pongo contenta porque lo raro de Arandojo merece ser conocido y difundido… Ya para mí es un placer colaborar con su Lafarium, esa revista también rarita y llena de cosas inclasificables.

Compren en libro.

No digo más.

Comentarios

Comentarios