RESCOLDOS QUE ENTIBIAN EL ALMA

Share Button

En la reciente Feria del Libro realizada en San Martín de los Andes, Alejandro Tarruella presentó “Rescoldos”, su cuarto libro de poemas, el primero editado por Ediciones de La Grieta. Periodista, escritor, autor de letras de canciones, Tarruella demuestra una gran sensibilidad para transformar los sentimientos y las reflexiones existenciales en pequeñas obras de arte.

Desde hace mucho tiempo, casi que desde siempre, la poesía ocupa un lugar importante en la vida de Alejandro Tarruella. En 1980 publicó “Amorar”, su primer libro de poemas “de amor”, como los define Tarruella, y el que abre su -hasta el momento-, tetralogía en el rubro.

Esa primera experiencia reúne una serie de epigramas que motivaron un comentario muy particular del poeta, periodista y dramaturgo Ulises Petit de Murat, quien en una revista cultural sostuvo: “Tarruella escribe como los japoneses”. Luego llegaron, “Funeral y otros poemas” publicado en 1985 por el sello Libros de Tierra Firme, una de las tres editoriales principales del reconocido editor y poeta argentino José Luis Mangieri.

La serie continuó en 1999 con su tercer volumen de poemas, “El viento llueve en agosto”. En este caso en particular, recuerda Tarruella, los epigramas estaban presentes de manera consciente: “busqué deliberadamente esa estructura oriental, con poemas que fueran directamente al grano en ese sentido, y que también tiene mucho que ver con muchas de las cosas que había leído: Catulo, Horacio, y Marco Valerio Marcial, un poeta latino nacido en España”.

RESCOLDOS

SIMPLE WINEEl proceso de escritura de “Rescoldos”, relata Alejandro Tarruella, “puede decirse que se inició en el año 2000, sobre la base de mis tres libros anteriores, y nació con otro título: Breve noción de las ruinas. Sin embargo, conversando con mi gran amigo Marcos López, poeta chileno y autor del prólogo, me hizo una argumentación muy sólida para que lo cambiara: sos un tipo de la pampa, te criaste en la provincia de Buenos Aires, en la llanura, conocés mucho el folclore, y a esta altura de tu vida estás en los rescoldos de un fogón, escribiendo poesía”. Finalmente esa palabra, rescoldos (brasas que van quedando de un fuego), resultó la elegida para el título.

Fue a partir de aquel año cuando comenzó a construir el cuerpo de lo que finalmente se transformó en libro, “aunque fue sufriendo transformaciones; fui sacando algunas cosas y agregando otras, con poemas que se fueron modificando. La lectura final la hizo Marcos, para ver qué poemas quedaban, y el orden en el que los íbamos a ubicar”. Así, el poema dedicado a Antoine de Saint-Exupéry, las reflexiones sobre Juan Rulfo, Auschwitz y Horacio, superaron ese concienzudo trabajo de criba y llegaron al papel.

Ya más cerca de estos tiempos, mientras iba terminando ese período de selección para ir conformando la versión definitiva de “Rescoldos”, Tarruella tomó contacto con Daniel Tórtora, quien le propuso publicarlo en La Grieta. “En ese momento yo tenía los archivos en mi computadora, recuerda, de modo que la tarea restante fue cómo armarlo; dividirlo en partes, darles una estructura, algo que me parece un punto central en la obra, sea un libro de poemas o uno de investigación periodística, ya que es la forma en la que uno se presenta frente al lector”.

Reflexionando sobre ese punto, dice Tarruella que “también me interesa que los libros reflejen en parte, más que la vida, la existencia, aquellos puntos que son las preocupaciones y las obsesiones del escritor acerca de ciertos valores, en ese momento de su historia”.

Alejandro Tarruella se ha destacado también como periodista de investigación. Publicó varios libros de ensayo sobre actualidad política, ha sido consultor para las Naciones Unidas, y es autor de letras de canciones junto a varios intérpretes de música popular.

—Por Hugo Bonigo—

Comentarios

Comentarios